lunes, 23 de mayo de 2022

Viaje a Laponia norte y Finnmark oriental. Parte I

Hola amigos,
después de varias semanas de escasa actividad del blog, regresamos para compartir con todos vosotros nuestro reciente viaje a Finlandia y Noruega, más concretamente a la Laponia norte y Finnmark oriental.

Llegada al aeropuerto de Ivalo

Para nosotros, simples aficionados a la ornitología, la realización de un viaje a la península de Varanger, uno de los destinos más deseados de los pajareros europeos, suponía uno de nuestros anhelos más soñados desde hace tiempo. La atracción que constituye visitar el círculo polar ártico y poder observar su fauna, en ocasiones idealizada y mítica para muchos de nosotros, era todo un aliciente para afrontar este viaje con una tremenda ilusión. 

Además de visitar la península de Varanger, quisimos aprovechar este viaje para conocer la Laponia finlandesa, concretamente la comarca de Saariselkä Kaamanen y también la Reserva Natural de Pasvik, ubicada en el valle de Pasvikdalen, la zona suroriental de la provincia noruega de Finnmark y limítrofe con Rusia.

La elección de las fechas para el viaje vino fundamentada por la posibilidad de observación de especies invernantes a punto de abandonar la zona, como el Eider real o el Eider chico o de Steller, y también algunas especies reproductoras que comenzaban ahora su período nupcial, como el Arao de Brünnich, el Frailecillo atlántico, el Lagópodo común o el Gallo lira. Otros motivos determinantes fueron la meteorología, que a priori, debería ser más benigna, el aumento de las horas solares, la ausencia de mosquitos y por supuesto, la coincidencia con nuestro período vacacional de Semana Santa.

La consecución del viaje exigió un exhaustivo trabajo de planificación, que incluía la búsqueda de información. Para ello, comenzamos con la consulta de varios trip-report de viajes ornitológicos a esta zona que encontramos en internet, sobre todo los mostrados en el sitio web https://www.cloudbirders.com/, aunque la mayoría eran de hace varios años, y muy pocos coincidían con las fechas elegidas. También la lectura de varios blogs, y la consulta, prácticamente diaria, de plataformas como https://ebird.org/ o la página finlandesa de https://www.tiira.fi/ donde se muestran las observaciones de interés en este país. 

Lapponia

También tratamos de contactar con tantos observadores y pajareros locales como fuera posible. Al final fueron muy pocos, pero la información que nos proporcionaron fue, en muchos casos, determinante para el éxito de nuestros objetivos.

No podemos olvidarnos de la logística y la intendencia, aspectos siempre muy importantes en este tipo de viajes. La reserva de los vuelos, la preparación de la documentación necesaria, sobre todo en lo referente a la pandemia por Covid-19, el alquiler del vehículo, la planificación de los itinerarios, fechas y horarios, la adquisición del equipamiento o la indumentaria necesaria para poder afrontar las bajas temperaturas, la nieve o el hielo, la elección de los alojamientos, la manutención, etc. Todo ello ha de cuidarse al máximo para reducir o evitar sorpresas e imprevistos.

Durante los diez días que duró el viaje, recorrimos diversos hábitats y ecosistemas, como la taiga o bosque boreal, uno de los biomas en los que reside la mayor masa forestal del planeta, la tundra, que se caracteriza por presentar un subsuelo helado y un terreno llano con falta vegetación arbórea, y la costa del mar de Barents y sus fiordos. Disfrutamos de su fauna, no muy diversa, pero sí muy interesante, de sus gentes, siempre muy amables y acogedoras, de sus costumbres y también de sus ciudades y pueblos. La experiencia de ir pajarear a esta zona del planeta es mucho más que observar magníficas aves e increíbles escenarios naturales, es toda una aventura.

En ruta


Diario de viaje

Dia 1 - 7 de abril

El primer día lo dedicamos, prácticamente en exclusiva, al viaje desde Madrid al norte de Finlandia, concretamente a la ciudad de Ivalo. Para ello, reservamos un vuelo con la compañía https://www.finnair.com/es que, previa escala en el aeropuerto de Helsinki, nos trasladó hasta el aeropuerto de Ivalo. El horario del vuelo fue de 10:15 h a 18:20 h, incluyendo el tiempo de la escala, una hora y media aproximadamente. Hay que tener en cuenta que el horario en Finlandia es una hora más que en España.

Como curiosidad, comentar que al entrar en los baños del aeropuerto de Helsinki sonaba el canto de los pájaros y que la puerta de embarque nos recibía con un mural donde aparecían varios jóvenes de Serreta grande. Comenzábamos a darnos cuenta que llegábamos a un país muy concienciado con la naturaleza y las aves.

Al llegar al aeropuerto de Ivalo, recogimos el vehículo que habíamos alquilado a la compañia Green Motion, a traves de https://www.rentalcars.com/es/, se trataba de un Peugeot 3008, un coche de la categoría suv, con la idea de evitar posibles inconvenientes de tener un coche muy bajo, y que a la postre fue fundamental, sobre todo en las carreteras de Pasvik, que se encontraban en muy malas condiciones, llenas de baches y escalones. Los neumáticos con los que estaba dotado el vehículo eran de invierno y con clavos, lo que nos proporcionó una gran seguridad al viajar sobre hielo y nieve.

Coche de alquiler

En la localidad de Ivalo nos alojamos en el Hotel Ivalo (1 noche). Prácticamente, todos los alojamientos los gestionamos a través de https://www.booking.com/. Después de realizar el check-in, nos acercamos hasta un supermercado cercano para aprovisionarnos para el viaje. Hemos de decir que los precios que encontramos tanto en Finlandia (euros) como en Noruega (corona noruega) no fueron tan altos como pudiéramos prever, salvo en los carburantes donde sí se notaba un aumento considerable si los comparamos con los de España.

Hotel Ivalo

Dia 2 - 8 de abril

Comenzamos el día con un paseo por el entorno del hotel antes de desayunar. El día era fantástico, frío pero despejado, allí pudimos observar las primeras especies del viaje, entre las que destacan el Pardillo norteño, el Camachuelo picogrueso, y dos ejemplares del inesperado Pardillo piquigualdo, una especie que suele llegar más tarde. También pudimos ver varios ejemplares de Corneja cenicientaEscribano cerilloCamachuelo comúnVerderón comúnGorrión comúnCarbonero común y Herrerillo común.

Después de desayunar al más puro estilo escandinavo, nos dispusimos a visitar varios puntos que teníamos anotados para tratar de observar por primera vez al Ampelis europeo. No hubo suerte, pero como no hay mal que por bien no venga, en uno de estos puntos conocimos a una pareja de jubilados, también aficionados a la ornitología, que nos abrieron la puerta de su casa. Una casa llena de comederos y cajas nidos, que nos permitió observar por primera vez a especies como el Pardillo ártico o el Carbonero lapón, además de numerosos Camachuelos picogruesos y otras especies comunes. Allí, también vimos por primera vez las cajas nido que tienen preparadas para especies como la Serreta chica o el Porrón osculado, unas cajas que veríamos con mucha frecuencia en todo nuestro viaje.

Zona residencial de Ivalo

A continuación, nos dirigimos a nuestro siguiente alojamiento, el hostal Neljan Tuulen Tupa (1 noche) en Kaamanen. Antes nos detuvimos en la localidad de Inari, donde también teníamos anotados varios puntos para observar al Ampelis europeo. Tampoco lo vimos, pero bimbamos otra especie, el Carbonero montano o sibilino. Poco antes de llegar al hostal, nos cruzaron en la carretera dos ejemplares de Arrendajo funesto, especie que también veíamos por primera vez.

El Neljän Tuulen Tupa está situado en una zona tranquila junto al lago Hastima, es un restaurante que además ofrece habitaciones de estilo rústico con interiores de madera natural y que, en nuestra opinión, resultaron muy acogedoras. Ofrece comida tradicional filandesa y unas hamburguesas riquísimas, que fue lo que nosotros cenamos este día.

Neljän Tuulen Tupa

Poster de aves de 1962

Fotografias

Comederos desde el comedor

Comederos

Entorno

Hamburguesa

Pero la verdadera maravilla de este alojamiento es la cantidad de comederos que posee, y la cantidad de especies que los visitan. En estas fechas destacan el Arrendajo funesto, el Camachuelo picogrueso, el Carbonero Lapón, el Carbonero montano, el Pardillo ártico y el Pardillo norteño. Además, las aves se observan muy cerca tanto desde las habitaciones como desde el comedor, toda una delicia para los fotógrafos y para los aficionados a las aves. Dedicamos el resto del día a disfrutar de este espacio y de las aves.

Arrendajo funesto (Perisoreus infaustus)

Macho de Camachuelo picogrueso (Pinicola enucleator)

Hembra de Camachuelo picogrueso (Pinicola enucleator)

Macho de Camachuelo picogrueso (Pinicola enucleator)

Macho de Camachuelo picogrueso (Pinicola enucleator)

Hembra de Camachuelo picogrueso (Pinicola enucleator)

Hembra de Camachuelo picogrueso (Pinicola enucleator)

Hembra de Camachuelo picogrueso (Pinicola enucleator)

Carbonero lapón (Poecile cinctus)

Carbonero montano o sibilino (Poecile montanus)​​

Pardillo ártico o de Hornemann (Carduelis hornemanni)

Pardillo norteño (Acanthis flammea)​

Camachuelos picogruesos, Verderones comunes y Pardillo ártico

Camachuelos picogruesos, Verderones comunes y Pardillo ártico

Camachuelos picogruesos, Verderones comunes y Pardillo ártico

Camachuelos picogruesos, Verderones comunes, Pardillos norteños y Pardillo ártico

VIDEO:



Dia 3 - 9 de abril

Este día madrugamos, a las 4:00 h ya estábamos levantados. Unos correteos por el techo de la habitación nos llamaron la atención, más tarde conoceríamos a las responsables.

Nuestra primera intención era la de movernos con el coche por la carretera en busca del Lagópodo común o escandinavo que, según nos habían dicho, aprovechan las primeras horas de la mañana para acercarse a las cunetas en busca de piedrecillas que llevarse al buche. Pero las condiciones meteorológicas habían cambiado, nevó por la noche y fuimos incapaces de mover el coche.

Neljän Tuulen Tupa

Sin embargo, tuvimos la oportunidad de volver a observar y fotografiar a las especies del día anterior, esta vez en un ambiente nevado e invernal. Durante la mañana, conocimos a dos fotógrafos alemanes con quienes disfrutamos de unos buenos momentos con los Arrendajos funestos, y también a una pareja de neerlandeses que también tenían planificada la visita a la península de Varanger y con quienes compartimos los teléfonos.

Momento Arrendajo

Como novedad, pudimos ver un Azor común que pasó fugazmente por encima de los comederos y también varias Ardillas rojas que, por cierto, fueron las responsables de los correteos en el techo de la habitación, ya que accedían hasta allí por un agujero en la fachada posterior.

Ardilla roja (Sciurus vulgaris)

Arrendajo funesto (Perisoreus infaustus)

Arrendajo funesto (Perisoreus infaustus)

Arrendajo funesto (Perisoreus infaustus)

Macho de Camachuelo picogrueso (Pinicola enucleator)

Panel informativo

VIDEO:



A mediodía abandonamos este enclave e iniciamos el viaje hasta Austertana (Noruega), donde habíamos reservado nuestro tercer alojamiento. Teníamos por delante dos horas y media de trayecto. En el viaje nos encontramos varios Renos cruzando la carretera.

En ruta

Llenamos el depósito del coche justo antes de cruzar la frontera, en la localidad de Utsjoki, pensando que el combustible sería más barato, pero nos equivocamos. 

Frontera Finlandia-Noruega

Noruega tiene el mismo horario que España, es decir, una hora menos que Finlandia.

También nos detuvimos en la localidad de Tana Bru ya que, al cruzar el puente que atraviesa el río Tana, localizamos un precioso macho de Serreta grande.

Macho de Serreta grande (Mergus merganser)


Desde de este punto y hasta el alojamiento era la zona prevista para observar a la Lechuza gavilana. No tuvimos suerte, quizás el viento, las nevadas intermitentes o simplemente la hora, fueran la causa.

En ruta

Liebre de montaña (Lepus timidus)

Decidimos entonces realizar el check-in en Varanger Kite Camp (2 noches), donde habíamos reservado un apartamento. Resultó muy confortable y además el dueño tuvo la amabilidad de llamar a la oficina del barco que realiza el traslado desde Vardo a la isla de Hornøya, pues nos había surgido la duda de si estaría disponible la próxima semana, que era festiva en Noruega. Nos confirmó que sí.

Varanger Kite Camp

Alojamiento

Después de dejar el equipaje y reponer fuerzas, decidimos retornar a la carretera en busca de las Lechuzas gavilanas, no sin antes dar una vuelta por Austertana para conocer un poco la zona. En esta exploración nos llevamos una grata sorpresa al descubrir muy cerca de nuestro alojamiento una Lechuza gavilana posada en un poste, y no muy lejos de ella, otra que estaba reclamando. Después de un rato, se marcharon volando las dos. 

Lechuza gavilana (Surnia ulula)

Lechuza gavilana (Surnia ulula)

Lechuza gavilana (Surnia ulula)

VIDEO:



No contentos con ello, volvimos a la carretera en dirección a Tana Bru en busca de más ejemplares. Esta vez tuvimos mejor suerte, localizamos otro ejemplar posado en un árbol seco. Es una ave bellísima. 

Atardecer

Lechuza gavilana (Surnia ulula)

Lechuza gavilana (Surnia ulula)

VIDEO:



Con la satisfacción de haber disfrutado de esta especie, regresamos a nuestro alojamiento. Mañana nos esperaba un buen madrugón para poder estar a las 4:00 h en el puerto de Batsfjord, la mejor hora para poder observar de cerca a los Eideres.

Pero éstos serán los protagonistas de nuestra próxima entrada.

Anochecer desde Austertana


Saludos y gracias por visitar nuestro blog.

¡Seguimos pajareando!